CineCriticasESTRENOSLaGuaridaDeLockoutNetflixNuevos lanzamientosPlataformasReview

Crítica de Army of The Dead (El Ejército de Los Muertos)

0

El Ejército de los muertos (Army of The Dead)

El Snyder gamberro y divertido está de vuelta

Poca duda cabe de que 2021 es el año de Zack Snyder. Tras levantar pasiones y no menos controversias con su accidentado estreno de la verdadera Liga de la Justicia (y haberla convertido en una de las mejores películas de este año), el director de Wisconsin nos ofrece su segundo largometraje del año; y de nuevo el segundo destinado a plataformas de streamingPese a ser inevitable que los aficionados al cine más tradicional percibamos con cierto recelo esta inmensa expansión del formato televisivo, resulta incuestionable que gracias a este tipo de servicios pueden materializarse proyectos interesantes que las productoras se niegan a emitir en la pantalla grande por varios motivos (entre los cuales no dudo en incluir el excesivo conservadurismo, la mediocridad y la corrección política imperantes). Algunos de los productos más atractivos de los últimos años han tenido participación, directa e indirecta, de compañías como Netflix, HBO o Amazon Prime Video; y una de las principales ventajas que proporcionan a los artistas es la considerable libertad creativa que les otorgan. Probablemente esta fuera una de las razones más determinantes que condicionaran a Zack Snyder para proponerles su boceto de guion para Army of the Dead, después de haber soportado un trato indigno y reprobable por parte de una Warner Bros presidida por una junta directiva de todo menos competente. Y así es como Netflix incorpora a su catálogo a uno de los directores más ilustres de los últimos años, amado por muchos y odiado por otros tantos, en la que probablemente sea la piedra angular de una lucrativa franquicia que satisfará a los seguidores del subgénero zombie (entre los cuales me encuentro). Bienvenidos y bienvenidas de nuevo a mi humilde rincón cinéfilo. Bienvenidos y bienvenidas a Las Vegas.

Zack Snyder's 'Army of the Dead' and Other Netflix Movies Turn Up in Theaters - WSJ

Cuando decides ayudar a un amigo con la mudanza y te arrepientes a los pocos minutos. FUENTE: https://www.wsj.com/

Zack Snyder en todo su esplendor

El retorno de Zack Snyder al género que le vio «nacer» en términos cinematográficos (su ópera prima, el remake Dawn of The Dead, ya tiene casi 17 añitos) ha complacido tanto a fans del director como a aquella porción de sus detractores que sí le consideran (por alguna razón que sólo ellos entienden) digno de dirigir películas de este género y no de otros más «sensibles» como son las adaptaciones de cómics. En mi caso particular el movimiento no me convencía, ya que esperaba que Snyder fuese a arriesgarse y a iniciar algún proyecto distinto a todo lo hecho anteriormente en vez de repetir la fórmula de su ópera prima; pero, pese a no tratarse de una de sus mejores películas en mi humilde opinión (le prefiero en películas más complejas, serias y profundas), tengo que admitir que gran parte de mis dudas eran infundadas. El bueno de Zack ha vuelto a hacerlo, y nos regala un sólido y espectacular entretenimiento con altas dosis de violencia desmedida, sangre digital, desmembramientos y abundantes recursos visuales dotados del sello del director. Aunque mejor no adelantarse. Vamos a ir por partes.

Los que me seguís ya sabéis de sobra mi admiración por el talento de este director, que pese a su criticada irregularidad siempre es capaz de imbuir a todos sus proyectos de un aura de personalidad estética y argumental única e inigualable. Y pese a que en Army of the Dead no abusa de varios de sus recursos más distintivos (por ejemplo su célebre slow motion o el tono solemne), la huella indeleble de su autoría está presente por todas partes. Snyder se ocupa de la dirección, de la fotografía y de la producción, e incluso coescribe el guion. Así que esta vez no puede decirse que este film no tenga compromiso pleno de su director. Desde el comienzo del film son reconocibles sus característicos encuadres, sus impresionantes planos aéreos y panorámicos y sus prodigiosas secuencias introductorias (estad pendientes durante los primeros minutos del film, porque os espera la que probablemente sea una de las mejores introducciones de su extensa carrera). El pulso de Zack detrás de las cámaras sigue siendo tan firme como siempre, y aunque esta vez no se muestra tan preciosista como en anteriores proyectos sí que incorpora elementos que tenía más abandonados (como la cámara en mano) que se adaptan mejor a las demandas exigidas por el tipo de película que pretende llevar a cabo. El propio director lo dijo: no habrá versiones bastardas, lo que véis es lo que hay. Y Army of The Dead exhuda Snyder por todos sus poros. Tal vez sólo se le pueda reprochar un empleo excesivo de los desenfoques, recurrentemente utilizado a lo largo del film; y que aunque obedece a varios propósitos (entre otros, pretende realzar la importancia de los personajes frente al entorno) termina devaluando la notable fotografía y emborronando el espléndido diseño de producción.

Zack Snyder aseguró que no hay otros cortes de Army of the Dead: “No tienen que ver una versión bastarda” - La Tercera

Zack Snyder está todavía más desatado en este film que en Justice League, y se nota que se ha divertido más haciéndola. Aunque no sea tan buena. FUENTE: https://www.latercera.com/

Viva Las Vegas

Porque sí, Las Vegas postapocalípticas lucen de maravilla. La inversión de Netflix ha sido sustancial para tratarse de una película a caballo entre la serie B y el cine comercial, con categoría R (para adultos) y un reparto donde sólo Dave Bautista se erige como rostro más reconocible. Y basta con detenerse a observar la recreación de esta ciudad completamente devastada para advertir que la ambientación ha sido soberbia. A ello contribuye también la buena labor fotográfica del propio Zack Snyder, que pese a no estar a la altura de los mejores directores de fotografía que han trabajado con él (especialmente Larry Fong, al que su amigo Zack le dedica un guiño simpático) sí que realiza una encomiable captura de imágenes en formato digital muy vistosa y colorida. La atmósfera de Army of the Dead, menos opresiva (aunque hay bastantes momentos de tensión) y más frenética que su primera incursión en el género, nos sumerge con notoria eficacia en un llamativo universo que abraza los tópicos sin negarse a introducir nuevos elementos a unas historias de zombies que (paradójicamente) siempre parecen transitar entre la vitalidad y la muerte desde que el maestro George. A. Romero las erigiese como productos de terror a tener en cuenta.

El bueno de Zack ha vuelto a hacerlo, y nos regala un sólido y espectacular entretenimiento con altas dosis de violencia desmedida, sangre digital, desmembramientos y abundantes recursos visuales dotados del sello del director.

Otro de los logros de la película en su faceta de ambientación lo conforma su banda sonora. No tanto en las composiciones de Junkie XL (Tom Holkenborg), sino en la exquisita selección musical de Zack Snyder. Junto a Quentin Tarantino y a Guy Ritchie, Snyder es uno de los directores más astutos en cuanto a la introducción de canciones que consiguen realzar los acontecimientos que se desarrollan en la pantalla. En el caso específico de Snyder ello viene propiciado por su carrera previa como diseñador de videoclips, y en Army of the Dead nos ofrece un recital de cómo colocar temas míticos o covers de los mismos en mitad de una secuencia crucial de un film y que éste no solo no chirríe; sino que incluso amplifique y refuerce el material visual. La banda sonora elaborada por Junkie XL es solvente, con algunos temas sobresalientes y otros mucho más discretos, construyendo una partitura que ni mucho menos se aproxima a las cotas de excelencia alcanzadas en Justice League; pero que cumple perfectamente su cometido y no desentona salvo en momentos puntuales donde tal vez habría requerido un punto extra de contundencia.

Críticas: Crítica de “El ejército de los muertos” (“Army of the Dead”), de Zack Snyder (Netflix) - Otros Cines

Las secuencias de acción en Army of the Dead son otra de las fortalezas más innegables del film. Las hay más impactantes y más funcionales, pero en general existe una evolución coherente en su intensidad y consiguen deleitar los sentidos de los aficionados al reparto de guantazos y balas. El desempeño de los actores y especialistas en ellas no desentona en absoluto, y la elección de Dave Bautista como líder del grupo se revela como un acierto fundamentalmente cuando dichos momentos intensos tienen lugar. FUENTE: https://www.otroscines.com/

Un irregular casting al que le falta empaque

Una de las decisiones creativas que Zack Snyder adoptó cuando se anunció el desarrollo de Army of the Dead, y que más me desconcertó, fue la elección de su reparto. El director de Watchmen y 300 jamás se ha caracterizado por escoger solamente a estrellas consagradas para los roles protagónicos de sus películas; pero tras haber sabido combinar con éxito elencos de actores y actrices desconocidos con otros más insignes en sus proyectos más recientes con Warner, parecía una maniobra extremadamente arriesgada la de retornar a sus orígenes también en este aspecto. Al igual que hiciera en El Amanecer de los Muertos, Snyder retoma su propuesta de articular un reparto prácticamente ausente de caras ilustres y situando como «líder físico» del grupo a un actor de acción relativamente familiar para el gran público (allí fue Ving Rhames, aquí es Dave Bautista); no obstante, mientras que en aquella supuso un éxito arrollador, en ésta la fórmula no le ha salido tan redonda. Algunos actores, como Omari Hardwick (Vanderohe), Matthias Schweighöfer (Dieter), Nora Arnezeder (Coyote), Tig Notaro (Marianne Peters) e incluso ocasionalmente el propio Bautista rayan a un buen nivel y sacan partido a sus habilidades interpretativas y/o a los aciertos en su construcción dramática; otros están competentes en sus responsabilidades, como Raúl Castillo (Mikey Guzman) o Samantha Win (Chambers), pese a no estar refrendados por el guion; y hay ciertos actores que directamente están desaprovechados (lo de Hiroyuki Sanada es de juzgado de lo penal) o que no aportan demasiado al film.

En conjunto, su presentación e interacción durante los primeros compases de la película funciona a las mil maravillas, pero se va diluyendo conforma avanza el metraje hasta el punto de que varios y varias de ellos adolezcan de una alarmante falta de carisma. Mientras que en El Amanecer de los Muertos Zack Snyder derribaba casi todos los arquetipos posibles dentro del género, aquí no se ha preocupado tanto por dotarles de cualidades interesantes o de trasfondos emocionales conmovedores. No resulta del todo justo generalizar contra todo el reparto, porque por ejemplo Matthias Schweighöfer y Nora Arnezeder se merecen una película para ellos solos; pero resulta indefendible que en una película donde la historia es sencilla (pese a estar globalmente bien contada) y los personajes deben ser el núcleo relevante en torno al cual pivote la atención del espectador, estos susciten más indiferencia que otra cosa. Dave Bautista demuestra que cuando se le da la oportunidad sabe defenderse con soltura en situaciones dramáticas o cómicas; sin embargo, al igual que le ocurre a diversos compañeros de reparto, no siempre se le conceden los momentos de gloria que merece. Además de que, sin demeritar sus participaciones en otros films donde hayan podido demostrar su valía, Ana de la Reguera (Maria Cruz) y Ella Purnell (Kate Ward) andan considerablemente justitas para defender sus papeles. No hay ningún personaje particularmente odioso salvo que el relato así lo quiera intencionadamente, pero el trabajo individual de sus personajes como la química entre ellos no son tan satisfactorios como podrían haberlo sido con una mejor construcción de guion y decisiones de casting más apropiadas.

Army of the Dead: así son los espectaculares primeros 15 minutos de la nueva película de Zack Snyder - MeriStation

Army of the Dead enriquece su visionado con múltiples referencias visuales que transitan desde su propia Justice League, Aliens el Regreso o 1997: Rescate en Nueva York hasta clásicos del cine bélico como Los Cañones de Navarone o Doce Del Patíbulo. FUENTE: https://as.com/

Todo lo contrario sucede en la facción contraria del film: los «zombies». Su caracterización y maquillaje son estupendos, sus jerarquías y comportamiento están bien diseñados y Richard Cetrone desprende una imponencia abrumadora. En Army of The Dead está todavía mejor conseguido que en El Amanecer de los Muertos que aceptes el dogma de las buenas películas de este género: somos los humanos, y no los no-muertos, los auténticos villanos de estas historias postapocalípticas. A diferencia de los infectados, que se subdividen en estratos y que se en ciertos casos se comportan como animales inteligentes que se guían por sus instintos y respetan unas reglas sociales primarias pero nítidas, las personas apelamos a nuestra superioridad intelectual para actuar como auténticos imbéciles. En el tramo medio de Army of The Dead son los salvajes habitantes de esta Las Vegas distópica los que sustentan la obra, contrarrestando las debilidades estructurales de sus contrapartes humanas. No son completamente revolucionarios en sus rasgos y costumbres, pero tanto ellos en sí mismos como su conducta colectiva se roban el show y suministran elementos suficientes como para que los espectadores no desconecten de la película en determinados instantes.

Un guion competente que disimula sus carencias con otras virtudes

La premisa de Army of the Dead es directa y no trata de cambiar nuestras vidas: tras el estallido de una epidemia zombie en Las Vegas, la ciudad queda abandonada y sometida a una estricta cuarentena. Años después de este catastrófico evento uno de sus supervivientes (el Scott Ward de Dave Bautista) recibe un peculiar encargo por parte del misterioso Bly Tanaka: reunir un equipo de mercenarios con aptitudes diferentes para llevar a cabo un atraco sin precedentes en un casino de Las Vegas y recuperar una ingente suma de dinero custodiada por las hordas de muertos vivientes. La película es consciente de su propia naturaleza, y se toma en serio a sí misma lo justo y necesario para caminar cómodamente entre el disparate rabiosamente divertido y el simbolismo político-social con toques de suspense y brutales exabruptos de acción alocada. Y precisamente es ahí, en su vertiente más satírica y gamberra, donde Army of the Dead es más eficaz y funciona como un reloj. El humor está convenientemente dosificado (pese a que algunos de sus chistes no me hicieron demasiada gracia), pero el drama de los personajes humanos no llega a ser particularmente memorable.

La conexión entre lo nuevo de Zack Snyder en Netflix y Tiger King

Sí, Valentine mola mucho. Ver un tigre zombie es otro de esos geniales despropósitos que Zack Snyder no teme exhibir con orgullo y que hacen de este film uno de los más entretenidos y desvergonzados de los últimos meses. FUENTE: https://www.esquire.com/

Otro de mis temores respecto a este film iba asociado a que Snyder imitara descaradamente a El Amanecer de Los Muertos y no se sirviera del género para incorporarle variantes que transformen a su nueva película en algo fresco y adictivo. Este mal augurio sí que ha quedado notablemente disipado, ya que Army of the Dead tiene un armazón narrativo que lo aproxima más a las películas de comando clásicas con matices provenientes de las heist movies (las pelis de atracos de toda la vida) que a un film de apocalipsis con muertos vivientes al uso. La trama que nos narran Zack Snyder, Shay Hatten y Joby Harold peca de cierta previsibilidad, y deja en manos de la soberbia narrativa visual de Zack Snyder la responsabilidad de complementar aquellos huecos que el guion (en su mayoría bien construido) haya podido dejar. Algunas subtramas se prolongan en exceso, o ciertas escenas podrían haberse suprimido sin mayores problemas o haberse explicado mejor (148 minutos para una película de este género puede antojarse excesiva); y aun así el excelente ritmo creciente del que goza el film compensa todas y cada una de estas deficiencias. Army of The Dead, o El Ejército de Los Muertos, no se hace aburrida en ningún momento; y aquí reside una de sus fortalezas más apreciables. Estamos ante un blockbuster de zombies en toda regla, que huye de las convenciones más trilladas sin negarse a abandonarlas del todo cuando le conviene; y que no se contiene cuando tiene que ser cruenta, mordaz, épica o entretenida. El que busque éso quedará complacido; el que espere un Snyder más complejo o rebuscado, acabará bastante defraudado. Con un soberbio final que nos hace salir del cine (o apagar el ordenador) con una sonrisa de oreja a oreja, y un comienzo sublime, consigue hacernos olvidar sus mediocres diálogos o el desequilibrio entre sus personajes gracias a un apartado visual destacable y un encomiable sentido del espectáculo. Zack Snyder se ha desquitado tras años de tortuosa represión profesional con un producto 100% representativo de su parte más visceral y macarra, sin prescindir de su perfeccionismo estético y experimentando con nuevas propuestas que suman más que restan a una historia de muertos vivientes que sólo busca que pasemos un buen rato, riamos, percibamos la tensión a la que se ven sometidos sus personajes y recuperemos la pasión por el cine de evasión sin demasiadas pretensiones. Es una obra menor palomitera, si, pero de calidad. Y ya es mucho más de lo que muchos otros directores pueden presumir incluso teniendo en cuenta sólo los puntos álgidos de su trayectoria. Un abrazo a todos y a todas, que disfrutéis de esta película y, como siempre, os deseo mucha salud y mucho cine. Y cuidado con los planes perfectos. No suelen salir tan bien como prometen serlo.

           VALORACIÓN: 7,5

TRAILER:

 

Pride, la docuserie sobre los derechos LGBTQ+, se estrenará en exclusiva en Disney+

Previous article

Ultima hora sobre el capítulo reunión de Friends: imágenes promocionales, tráiler y declaraciones de los actores

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up