CineCriticas

Crítica de “Con quién viajas” (Martín Cuervo, 2021)

Un viaje que da más de lo que esperas… si esperas poco.

No es la primera vez que voy con pocas expectativas al cine. No es nada personal en contra de algunas películas ni nada, pero hay veces que uno ve el poster de lo que va a ver y únicamente le sale esperar poco. Chasqueas la lengua, miras a tu alrededor y ves a personas caminar por la calle, cada uno con sus mundos y los cuidados que estos requieren.

Pillas algún comentario suelto del diálogo que mantiene ese hombre trajeado que casi choca contigo por ir más atento al teléfono que a la calle. Esa mujer que regaña a su hijo pequeño por comportarse más como un gritón demonio al que le han cortado una mano que un niño al que intentan convencer de que hoy no se juega en el parque. O aquel mendigo que vigila la puerta del cine como un machaca de discoteca manteniendo una acalorada discusión con su cartón de vino.

Han pasado ya cinco minutos observando transeúntes cuando que te das cuenta de que tienes que abandonar la vida social para evadirte de la realidad ante la gran pantalla. Te refugias de luz y el calor del día para resguardarte en una sala aterciopelada y fresca donde puedes olvidar tus problemas (o enfrentarte a nuevos) durante una hora y media. Se apagan las luces y la pantalla se ilumina. Empieza la película.

El extraño viaje. Desgraciadamente no de Fernán Gómez.

El 10 de septiembre abre al público un viaje en carretera de la mano del director español Hugo Martín Cuervo, quién estrena su ópera prima. Una comedia sobre ruedas que tal vez camufle un thriller. Poco desvelaré para que se vaya con intriga a ver la película. ¿Es todo lo que parece? ¿En realidad la historia que ha creado la Agatha Christie que vive en nuestra cabeza es lo que nos están contando? ¿O de verdad es un simple viaje a Murcia?

No es una película compleja ni farda de ser algo parecido. La mayoría de la película transcurre en el interior del vehículo, saliendo sus personajes pocas veces de él, y todo se desarrolla a base de diálogos entre los personajes, tanto cara a cara como por vía mensajes telefónicos.

Salva Reina (Malaka, Antes de la quema...), Ana Polvorosa (Las chicas del cable, Pieles…), Andrea Duro (Física o química) y Pol Monen (Tu hijo, Salir del ropero) protagonizan esta aventura que demuestra que no hay que juzgar un libro por su portada, ya que las primeras impresiones nunca son buenas. Y a veces las segundas incluso empeoran.

Desconfianzas, recuerdos y anécdotas envuelven la atmósfera que posee este viaje compartido en Bla Bla Car.

Es un viaje curioso, que en algunas ocasiones juega con la incógnita de quién verdaderamente es cada uno de manera correcta. No es un guion para tirar cohetes, pero tampoco para echarse a llorar. Como he dicho antes, yo jugaba con la ventaja de no tener ningún tipo de expectativas, lo que me permitió sorprenderme en más de una escena y al final no salir disgustado de la sala.

“Con quién viajas” entrega a sus personajes los típicos roles en este tipo de historias. La habladora, la parejita, el que oculta algo, la que se monta películas con facilidad, el guaperas, el rarito pringado y el chico popular.

Buen ritmo sobre ruedas, mal ritmo sobre papel.

La película comienza arrastrándose. Los actores, que no los personajes, sueltan sus líneas como pasando lista. No terminas de creerte que esta gente vaya a hacer un viaje por el cual estén medianamente emocionados. Frases demasiado forzadas, que se ven incluso aún más inmovilizadas por la falta de movimientos que un espacio tan reducido como el interior de un coche brinda.

Algo que me sorprendió fue la actuación de Salva Reina, a quién normalmente no trago y en esta película era el único al que me creía y el único que no me caía mal. Una interpretación muy exagerada, muy patosa y demasiado forzada. Tal como lo es su personaje (o al menos cómo dice ser), por ello me parece un acierto.

La historia entre 5 asientos y un maletero.

Algo bueno del inicial ritmo de la película es que a medida que esta avanza, la dinámica de las situaciones y la interacción entre personajes aumenta. Y ahí es cuando te das cuenta de que es normal. Todo el mundo en esa misma situación hubiera actuado de esa misma manera. Al principio no saben de qué hablar y lo hacen de tonterías (el lugar de la quedada, el tiempo, el tráfico…), pero poco a poco, cuando van dibujando las líneas que contornan a cada uno de ellos, el retrato se hace claro y la conversación fluye.

El público se va haciendo preguntas, de las que algunas se obtendrán respuestas y de otras en las que solo quedará tu mente postrada en una butaca como fuente de posibles teorías. La película es una buena apuesta a codearse con la línea de comedia española que nuestras salas de cine han recibido en los últimos años. Aunque viendo el panorama general, no sé si necesitamos añadir más títulos a este género.

Noel Ebringer habla sobre Con quién viajas (Martín Cuervo, 2021)

En resumen, es una película recomendable para una tarde en familia si no se quiere ver una obra maestra, pero tampoco una mala película. La banda sonora, de la mano de Los Brincos, despertará a los más nostálgicos de la casa y, quién sabe, tal vez consiga amenizar esta hora y media, en la que unos están en un coche, y otros mirando el reloj en un cine para ver cuánto queda para que termine la película.

Noel Ebringer

Estudiante de cine en ICM (Instituto de Cine de Madrid). 18 años. No sé si ver tantas películas es bueno.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba