CineCriticasESTRENOSLaGuaridaDeLockoutReview

Crítica de “Otra ronda” (Druk): la vida está para bebérsela

0

OTRA RONDA

La vida está para bebérsela

Bienvenidos y bienvenidas a la crítica cinéfila y cinematográfica de cada semana. En esta ocasión toca hablar de una de las películas más valoradas tanto por la crítica especializada como por el público, y protagonizada por uno de los mejores actores del panorama actual (y uno de los más queridos por todos): el prodigioso Mads Mikkelsen. Una película que interpreta el tema del alcoholismo de una manera peculiar, y que da más de lo que pueda aparentar. Vamos al turrón.

Druk: la pasión perdida – El Contraplano

!!!Por fin ha llegado la crítica chapas de esta semana!!! FUENTE: https://elcontraplano.com/

Un autor a medio gas

Thomas Vinterberg es, junto al controvertido y genial Lars Von Trier, uno de los directores nórdicos más célebres y prestigiosos. Autor de auténticas obras maestras como La Caza (también protagonizada por el propio Mikkelsen) o Celebración, formó parte parte de una tendencia estilística que adquirió notable impulso durante los años 90 y que se extinguió a la misma velocidad. Y aunque el bueno de Vinterberg ha experimentado una transformación gradual desde el purismo artístico hacia la búsqueda de un mayor equilibrio con la comercialidad del cine hollywoodiense, tampoco ha renunciado a conservar una identidad propia en los proyectos cinematográficos que lleva a cabo. Y Otra Ronda no es una excepción, pese a que no haya terminado de deslumbrar como sí consiguió hacer con sus mejores películas. En muchas decisiones de montaje, en ciertos detalles de narración visual (hay un par de momentos, uno que transcurre en el interior de una tienda de campaña y otro en una barca, que son oro puro) y en la inclusión de recursos explicativos ingeniosos se puede apreciar el talento creativo de un director consolidado y con las ideas muy claras. En gran parte del film, sin embargo, Vinterberg parece demasiado centrado en permitir el lucimiento de sus actores protagonistas y deja en un segundo o incluso tercer plano embellecer el contenido del film o rematar su guion. Esto no tendría por qué ser un defecto, puesto que en los diálogos entre personajes ejerce un control absoluto de los sentimientos que pretende infundir en el espectador (tensión, camaradería, emotividad…) y nos ofrece algunas secuencias para el recuerdo; pero en determinados tramos la planificación de la película me ha resultado plana, o al menos demasiado convencional. Vinterberg siempre se ha caracterizado por su excelente destreza para trabajar con sus actores, y en esta película su desempeño ha sido simplemente espectacular. Por contra, he echado en falta más atrevimiento detrás de la cámara, o más momentos donde no existiera una disonancia tan acusada entre lo que nos relata la historia y cómo nos lo muestra el director. No es un mal trabajo el de Vinterberg ni muchísimo menos, pero considero que a un artista de su tremendo talento se le podría exigir todavía más. Aun así, su desempeño es más que correcto; y sus destellos de genialidad están a la altura de muy pocos en el cine moderno.

Video. Thomas Vinterberg habla sobre la infancia y la cultura danesa - ENFILME.COM

Este buen mozo, que parece salido de una revista de moda masculina, es uno de los directores europeos más interesantes y célebres de las últimas décadas. Así que poca broma. FUENTE: https://enfilme.com/

Un apartado técnico notable

Otra ronda es una película difícil de describir, y eso es un arma de doble filo a muchos niveles. Sin entrar a discutir todavía acerca de su guion, en otro apartado fundamental como es la fotografía también percibo esa frustrante sensación de maestría desaprovechada que noté en la labor directiva de Vinterberg. En los escasos planos panorámicos o generales que se observan a lo largo de la película, Sturla Brandth Grøvlen nos proporciona unas bellísimas estampas de los conmovedores paisajes daneses donde se ambienta el film. En esos momentos el trabajo con los colores y los contrastes es de una calidad encomiable, y consigue deleitar los ojos de cualquier espectador. No obstante, considero que este soberbio resultado no se ha logrado con tanta eficacia a los interiores (que es, al fin y al cabo, donde transcurre la mayor parte del metraje). No diré que la fotografía sea mediocre (hay escenas donde se aplican luces y sombras con gran inteligencia), pero tampoco sobresale tanto como podría haberlo hecho. Tal vez estas sensaciones varíen tras sucesivos visionados, pero no pude evitar percibir esta impresión durante la mayor parte del tiempo. La ambientación de Otra Ronda sí está incuestionablemente bien lograda, y nos sumerge con audacia en sus principales espacios (esencialmente en el instituto donde trabajan los profesores protagonistas y en sus respectivos hogares). Recurrentemente (y éso es a su vez mérito compartido de Thomas Vinterberg) nos sentimos dentro de esas situaciones cotidianas, conectamos con los dramas de sus personajes y nos hace partícipes de sus más hilarantes y estrambóticas aventuras. Os vais a reír con Otra Ronda, y mucho; y también os vais a sentir acongojados y tristes. Parte de ello es fruto de la indefinición tonal del film, y parte fruto del objetivo (buscado por el director de manera intencionada) de exponer la vida tal cual es, con naturalidad y sin artificios.

Druk (Another Round) y la dificultad de asimilar una derrota - Gatrópolis

Las movidas que se monta esta panda de señores tienen poco que envidiar a las de Resacón en Las Vegas. Pero ya lo comprobaréis por vosotros mismos…😏 FUENTE: https://gatropolis.com/

La música obedece estrictamente a esa inmersión tan relevante para esta película, y por tanto no tenemos aquí composiciones propias; sino más bien una amplia selección de canciones (que van desde Lady Gaga y Kyle Minogue hasta temas a piano) que, estando bien escogidas, solo sobresalen puntualmente. Destaco la canción «What a Life», que redondea una de las mejores secuencias de la película. Otra Ronda es aceptable a nivel sonoro, y poco más.

Una magistral clase de interpretación

Si en algo sobresale extraordinariamente Otra Ronda es en la implicación y nivel de compromiso que exhiben todos sus actores; tanto principales como secundarios. La presencia de Mads Mikkelsen (Martin) es arrolladora, por supuesto, y no cabe duda de que su interpretación está a otro nivel (merece más reconocimiento a nivel de premiaciones, pese a que sinceramente ese tipo de galardones me interesen más bien poco). Aún así, el resto de amigos del protagonista (Thomas Bo Larsen, Magnus Millang y Lars Ranthe) resplandecen con luz propia. Tommy, Nicolak y Peter son personajes carismáticos, atractivos y que, pese a estar desigualmente construidos y no poseer un trasfondo tan elaborado como el de Martin, son capaces de suplir ampliamente esa irregularidad con una pasmosa destreza. También Maria Bonnevie (Anika) actúa con reseñable efectividad, e incluso los jóvenes alumnos cumplen solventemente su función.

Another Round (Druk): Una visión humana y empática sobre el alcoholismo : Cinescopia

Ojalá haber tenido a este profesor en el instituto. El de El Club de Los Poetas Muertos os parecerá un sosainas a su lado. FUENTE: https://cinescopia.com/

De lo que no cabe duda es de que el cuarteto protagonista se roba la función. Durante el transcurso del film asistimos a la evolución del drama personal del personaje de Mikkelsen, sumido en un existencialismo propio de la típica «crisis de la mediana edad»; siente que su vida se ha vuelto monótona, que la relación con su familia es fría y distante y que es incapaz de conectar con sus alumnos hasta el punto de que su trabajo deja de motivarle. El resto de sus amigos, aunque parezcan encontrarse más estables a nivel emocional, también están lastrados por sus propios conflictos personales (uno se lamenta por no haber tenido descendencia, otro está sojuzgado al dominio casi tiránico de su esposa y el otro transita de relación en relación sin consolidar nada realmente significativo). Al final todas estas inquietudes confluyen en un mismo punto: la necesidad de dejar un legado, una marca indeleble para la posteridad. Lo fascinante de estos personajes es que son falibles y muy humanos: cometen errores, alcanzan logros importantes, engañan y auxilian al necesitado. Y éso les confiere una tridimensionalidad que corrobora la sensacional aptitud de Thomas Vinterberg para trabajar con sus personajes, someterles a todo tipo de experiencias (muy mundanas, hasta el punto de hacernos evocar vivencias propias) y reflexionar acerca de los recuerdos de la juventud y cómo ese amor incondicional a la vida se va difuminando conforme crecen la edad y las responsabilidades.

Un guion sólido pero mejorable

Lo mejor del libreto coescrito entre Tobias Lindholm y el propio Vinterberg es sin duda alguna su construcción de personajes y los planteamientos psicológicos y éticos que se derivan de sus vidas particulares. La premisa en sí es extremadamente simple, y parece extraída de una comedia francesa convencional: cuatro amigos, profesores del mismo instituto, deciden dar un vuelco a sus vidas y aplicarse un postulado de dudosa credibilidad (que, por cierto, procede del prólogo de un libro sobre catas de vinos): preservando constantemente en el organismo una tasa de alcohol determinada, es posible optimizar el rendimiento laboral y la satisfacción personal de cualquier individuo debido a una especie de «déficit» de etanol innato en nuestro organismo. Por supuesto esta falacia no tiene ningún fundamento, y pese a que ellos mismos se imponen reglas estrictas para evitar incurrir en el alcoholismo y el consumo adictivo, las consecuencias de este experimento sociológico serán divertidas a la par que dramáticas.

Crítica | Otra ronda

La relación entre Mikkelsen y su mujer es algo tópica y previsible, pero funciona como un reloj debido a las excelentes actuaciones de sus intérpretes y a la química que existe entre ellos. FUENTE: https://www.elantepenultimomohicano.com/

El montaje del film (de 116 minutos) es simplemente perfecto: narra lo que nos quiere contar, ni más ni menos, y con un excelente ritmo. No os aburriréis en ningún momento, así que ya podéis olvidaros de ese estigma que suele tener el cine europeo con toques dramáticos de resultar tedioso o monótono. Si conectáis con la historia, reiréis y os emocionaréis mucho. Mi principal problema con este film, cuyos cuantiosos méritos he enumerado a lo largo de esta crítica, es que no he logrado conectar con él tanto como lo he hecho con otras películas que he visto recientemente. Aquí reside un fuerte componente subjetivo (tal vez viéndola de nuevo esta situación cambie), por lo que este juicio no va a influir de manera significativa en la calificación que le conceda a la película para ser justo con ella; pero mi compromiso con vosotros como lectores me obliga a ser plenamente sincero. La estructura dramática del film es fácil de predecir (los ascensos narrativos, caídas, llanuras…etc se anticipan a la legua), y éso me molestó particularmente porque la película tiene momentos donde parece querer ofrecer algo más. Ejecuta un retrato realista de nuestra relación como seres humanos con el consumo de alcohol, sin dogmatismos y desde un punto de vista imparcial; pero, sea sin quererlo o queriéndolo, Otra Ronda envía mensajes peligrosos, o al menos de dudosa consistencia narrativa. De hecho, las resoluciones que les otorga a las situaciones que se materializan a lo largo de la película me dejaron descolocado en el mal sentido de la palabra. No es que haga apología excesiva de nada ni intente sermonearnos (cosa que se agradece mucho), pero le falta contundencia cuando intenta ser arriesgada. Esto no sucede siempre a lo largo del film, ya que el análisis del alcohol como un arma de doble filo está ahí y se desarrolla con madurez; pero considero que la película falla tratando de ser optimista, pesimista, nihilista, hedonista y humanista al mismo tiempo. No termina de definirse en algunas de las ideas que propone, y otras me parece que no están del todo bien resueltas narrativa y/o visualmente. No entraré en detalles exhaustivos para no destriparos el film (os dejo que vayáis al cine a disfrutarla y me deis vuestra opinión al respecto), pero puede que se deba a que simplemente el tono de este film y yo no terminamos de sintonizar del todo. Sea como fuere, incluso con estos problemas, la película funciona muy bien a nivel de historia. Sabe ser hermosa cuando debe, y la mayoría de sus momentos de humor (algunos de ellos no tanto) son inteligentes y están bien diseñados.

Película: Druk (Another Round) (Druk)

FUENTE: https://www.tomatazos.com/

Mención aparte merecen los diálogos del film, que tras un desconcertante comienzo (entiendo la finalidad, pero no me encaja del todo cómo se desarrolla lo que plantea en el contexto concreto de ese instituto y de esos alumnos) adquieren un gran nivel. Casi cada frase tiene su sentido y, pese a que a veces se aproxime peligrosamente al límite de las series de televisión de instituto clásicas, sabe esquivar este riesgo con algunas conversaciones muy inspiradas. En definitiva, Otra Ronda es una muy buena película a la cual le falta poco para convertirse en sobresaliente. Goza de méritos de sobra para gustar a todo tipo de público (especialmente al adolescente y a los adultos de mediana edad), no abusa del melodrama ni ridiculiza a sus personajes. Thomas Vinterberg nos ofrece una fotografía del vínculo inseparable que existe en la sociedad danesa (y por extensión, en nuestras sociedades occidentales) entre el alcohol e instituciones tan humanas como los estudios, el trabajo, la familia y la amistad. Esta obra puede arrojar mensajes confusos, pero al final sí deja clara su intención más fuerte: la vida hay que disfrutarla, y no debemos permitir que nuestros fracasos o nuestras obligaciones personales y laborales nos impidan disfrutar de esas pequeñas cosas que nos hacen felices. Un abrazo a todos y a todas, mucha salud y mucho cine. Hasta la semana que viene.

     VALORACIÓN: 8

 

TRAILER:

Salamandra anuncia la publicación de una nueva historia infantil de J.K Rowling

Previous article

Konami anuncia nuevos detalles de la llegada «Getsufumaden: Undying Moon» y su entrada a Nintendo Switch

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up