CineCriticasFilminLaGuaridaDeLockoutNuevos lanzamientosPlataformasReseñasReviewReviews

Crítica de “The Assistant” – Filmin

Una película tan necesaria como insuficiente

Bienvenidos y bienvenidas una semana más a mi pequeño rincón de críticas cinematográficas. A la espera de que en mi comunidad autónoma se permita acudir al cine, sigo disfrutando del reconfortante rescate que suponen los estrenos de nuestras queridas plataformas de streaming. En concreto, esta semana toca explorar la nueva propuesta que nos ofrece Filmin: The Assistant, y que se estrenará el 26 de febrero en dicha plataforma. Una película que se muestra relativamente osada en su planteamiento, ya que transita por el todavía delicado terreno de los abusos sexuales en el panorama Hollywoodiense. ¿Estará esta obra a la altura de la complejidad social y emocional de la temática que desarrolla? Vamos al turrón.

Ay perdona. No sabía que estabas con otra de tus críticas interminables. Si quieres vuelvo el año que viene a ver si has terminado ya con la chapa.
FUENTE: https://www.filmin.es/

En mar revuelto, ganancia de pescadores

Varias son las películas y series recientes que han decidido adherirse explícitamente al movimiento de reivindicación social conocido como MeToo. Este fenómeno, derivado del estallido de escándalos de explotación sexual, acoso laboral e incluso (tristemente) acusaciones de violaciones, generó un impacto demoledor en la industria cinematográfica con casos tan célebres como los de actores como Kevin Spacey, Johnny Depp o James Franco; e incluso pesos pesados dentro de las productoras fílmicas como el célebre caso de Harvey Weinstein (el cual ha inspirado notablemente el guion de esta película, por decirlo suavemente). Por fin salían a la luz prácticas mezquinas perpetradas impunemente durante años dentro de la columna vertebral de la industria hollywoodiense; y, junto a ello, los reprobablemente esperables intentos de instrumentalización política y económica y las minoritarias pero dañinas acusaciones falsas. Como todas las lacras colectivas que debemos soportar como seres humanos nos quedan dos implicaciones fundamentales: el sufrimiento generado en personas que al fin se sienten respaldadas por un sistema que las extorsionaba, y la posibilidad de aprender de los errores más atroces de la naturaleza humana para convertirnos en mejores individuos.

Ante esta coyuntura social tan turbulenta y delicada, películas que se atrevan a sumergirse sin complejos en los pormenores de este tipo de conductas dentro de Hollywood siempre son de agradecer (aunque la generación actual tengamos la dichosa manía de pensar que hemos inventado todo cuando películas de denuncia social por abusos sexuales en la industria del espectáculo tienen varias décadas de antigüedad). The Assistant es una de las más actuales pruebas de que la mejor manera de dar a conocer los hechos que subyacían a estas denuncias es mostrarlos al público. Aunque lamento tener que admitir que, en este y en otros sentidos, la película presenta luces y sombras.

El drama personal que soporta la protagonista es el hilo conductor en torno al cual la obra construye su discurso alejado de la artificiosidad de muchos blockbusters.
FUENTE: https://www.filmin.es/

Una dirección sobria e inteligente

La labor de Kitty Green detrás de las cámaras supone un más que notable debut en el ámbito de los largometrajes de ficción, tras una exitosa carrera como documentalista. Si bien es cierto que la obra conserva un ostensible carácter realista heredado de este género (seguimiento de los personajes en espacios cerrados, planos estáticos que muestran el interior de estancias enteras donde los personajes llevan a cabo acciones más o menos rutinarias…), el trabajo de la directora sabe adaptarse a muchas de las exigencias adicionales que exige la narrativa cinematográfica. Desde unos magníficos encuadres, con un dominio perfecto del espacio, hasta un uso inteligente de los primeros planos y planos americanos para resaltar las emociones y sentimientos de la protagonista. Al igual que deja respirar a sus actores para que se expresen sin sobre explicaciones, tampoco fracasa Kitty Green en relatarnos detalles de la historia con sencillos movimientos de cámara (desenfoques, paneos, algunos planos largos y seguimientos a personajes) muy bien ejecutados. Como he mencionado previamente, constituye una cualidad innegable del trabajo de la directora su extraordinaria precisión en los encuadres, mostrando siempre todo lo que necesitamos ver en pantalla para que la cámara pueda preservar una posición relativamente fija que concuerde con el ritmo pausado de su narrativa. Además, la planificación visual de las secuencias más inquietantes está muy lograda; incluso cuando al subtexto o al mensaje de fondo le falta garra, el apartado visual consigue mantener el tipo y compensarlo.

En la parte negativa, cabe mencionar que The Assistant acusa en exceso el background documentalista de su directora. Ya no sólo desde una perspectiva estrictamente narrativa, sino también desde un punto de vista formal. La prolongación excesiva de algunos planos (que me recordó a la exasperante lentitud de las tomas de Under The Skin) deja de servir a propósitos narrativos cuando llega a resultar tediosa para el espectador. No obstante, no sería tan grave este defecto si la película no fuese tan corta ni su guion transmitiese esa sensación (que de nuevo nos remite al formato documental) de historia inacabada sobre un día en la vida de una persona en un ambiente hostil. Aunque por no incidir sólo en la vertiente negativa de este problema, el afán por alargar las escenas y mostrar situaciones cotidianas aparentemente irrelevantes favorece en gran medida la inmersión del espectador en una atmósfera tan aparentemente rutinaria en la vida de cualquier empleado de oficina (pese a que, en su interior, albergue crueldades y un ambiente predominantemente hostil para la protagonista).

La atmósfera de tensión permanente que construye The Assistant es brillante, aunque su desenlace resulte demasiado abrupto y no termine de explotar todo lo sembrado.
FUENTE: https://www.filmin.es/

También es resaltable la calidad de la fotografía exhibida por Michael Latham. El sensacional comienzo del film está respaldado por el encomiable trabajo invertido en retratar el paisaje urbano, y siempre que se le ofrece la oportunidad supone una mejora sustancial en la calidad del film. Predominan las tonalidades frías y desapasionadas, como la implacable maquinaria de perversión y falta de ética que representa la productora; epicentro y reflejo de una de los más desasosegantes controversias de nuestro tiempo. Pese a ello, el hecho de que la mayor parte del metraje transcurra en espacios cerrados y pequeños no contribuye a realzar este apartado, y desaprovecha parte del talento manifestado por este artista.

La banda sonora es minimalista, con una fuerte presencia de los silencios incómodos o de los sonidos propios de un centro de trabajo. La música de Tamar-Kali Brown se mantiene en un discreto segundo plano en los momentos más emotivos, y sólo en instantes puntuales emerge y consigue sobresalir. No es su virtud más destacable, pero en general cumple.

La actuación de Julia Garner es lo más sorprendente del film, aunque resulta paradójico que no esté acreditada en primer lugar en el reparto pese a ser la que lleva sobre sus hombros todo el peso dramático en The Assistant.
FUENTE: https://www.filmin.es/

Julia Garner se roba el show

Pese a no ser la cara más reconocida dentro del reparto de The Assistant, la presencia de Julia Garner (que interpreta a la diligente y trabajadora Jane) es imprescindible para que The Assistant pueda sostenerse en pie como un producto atractivo. Su caracterización de una joven empleada con un carácter tímido y dócil, que se ve sometida a una insoportable presión laboral y que a la vez sufre por no ser capaz de compatibilizarlo con su escasa vida personal, es simplemente ejemplar. Sin histrionismos, con un absoluto control de sus recursos dramáticos y una portentosa expresividad, Julia Garner demuestra en esta película que es una actriz con un talento emergente muy a tener en cuenta para futuros proyectos en los que participe.

La participación de Matthew Macfadyen, aunque breve, aporta uno de esos pocos instantes que conjugan una brillante dirección, unos excelentes diálogos, un duelo actoral de primer nivel y un perfecto manejo de la tensión dramática. Su personaje representa esa repugnante complicidad de los que terminan aceptando con normalidad actitudes reprobables para garantizar su sueldo y su posición social. Pero ya veréis por vosotros mismos a qué me refiero. Solo por esta secuencia merece la pena darle una oportunidad a The Assistant. El resto del reparto desempeña un papel correcto, sin estridencias.

Cuando sales con tus amigos en invierno y le empiezas a dar las chaquetas a la guardarropa de la discoteca.
FUENTE: https://www.filmin.es/

Una historia incompleta que daba para mucho más

La premisa de The Assistant es sugerente, y promete sumergirnos en un conflicto social dolorosamente actual. Jane (Julia Garner) es una recién graduada universitaria y aspirante a productora de cine que consigue un trabajo aparentemente ideal como asistente de un poderoso ejecutivo de la industria del entretenimiento. Tras unos días de adaptación (aunque resulta palpable que no ha terminado de integrarse del todo con sus compañeros de trabajo) es cada vez más consciente del abuso que colorea insidiosamente cada aspecto de su jornada laboral; una acumulación de degradaciones contra las cuales Jane decide adoptar una posición, quizás solo para descubrir la verdadera profundidad del sistema en el que ella ha entrado. Como veis la sinopsis nos deja con muchas expectativas, pero la película solo las satisface a medias.

¿Es bueno el guion de Kitty Green? El argumento en sí mismo, así como muchas de las reflexiones que propone y de las ideas de las que parte, lo son. Estimula al espectador para que empatice con Jane, y tiene la astucia narrativa de extrapolar una problemática específica de un sector económico (la industria cinematográfica) a las incertidumbres y las injusticias que muchos de nosotros hemos de soportar eventualmente en nuestros puestos de trabajo o nuestros centros de estudio. La trama se cuece a fuego lento, y nos hace partícipes de la rutina laboral diaria de su protagonista para reforzar el vínculo emocional del espectador con ella. El artífice del mal que se está fraguando no aparece físicamente, pero está presente de maneras intimidatorias e igualmente peligrosas. Jane se enfrenta ante la difícil encrucijada de escoger entre los sueños que espera cumplir en su futuro profesional o seguir los dictados de su conciencia. Sin embargo, el desarrollo de esta interesante historia no están tan pulido como debería.

FUENTE: https://www.filmin.es/

La película no se regodea en el dolor de sus personajes (fundamentalmente de su protagonista), pero se encuentra tan temerosa de resultar demasiado explícita que no termina de hilvanar una conexión emocional lo suficientemente intensa con la historia que se cuenta ni con sus personajes; y cuando lo hace, es más mérito del excelente trabajo de su actriz protagonista o del eficaz trabajo de dirección que de su discreto guion. Lo queramos o no, el cine se sustenta en generar emociones en el espectador. Si éste no recibe un impacto (explícito o sugerido) continuado a lo largo del film hasta desencadenar una serie de eventos que le conmuevan e (incluso) cambien su percepción de la realidad, sólo nos queda que la película al menos sea entretenida. Pero dado que este film ha sido concebido más como denuncia social que como producto de consumo rápido (su ritmo es muy pausado, llegando a alargar excesivamente algunas escenas), tampoco acierta en este sentido. Ni golpea emocionalmente (salvo en momentos muy puntuales) ni construye una intriga lo suficientemente profunda y atrayente. Si estáis esperando una catarsis final o que la trama estalle en algún punto, os vais a defraudar como me sucedió a mi. Mejor asumid que vais a presencia un día más en la vida de Jane, y que de paso atestiguaréis cómo empieza a advertir ciertos hábitos dentro de su empresa que no se corresponden precisamente con una moralidad sana.

The Assistant nos quiere convencer de que algo horrible sucede, pero al final sólo se rasca sobre la superficie del conflicto. En efecto, el espectador puede imaginar e intuir las crueldades que están ocurriendo fuera de plano; pero la obra nos deja con la decepcionante sensación de querer ser más ambiciosa de lo que finalmente termina siendo. Para que podamos empatizar con el dolor de las personas afectadas, la obra debe favorecer que evolucionemos junto a su personaje protagonista y que lo que a ella le resulta terrible logre que a nosotros nos lo parezca también. Y debo admitir que su desenlace me dejó indiferente y a la vez con ganas de más. La historia parecía estar plantando los cimientos de un conflicto destinado a germinar con catastróficas implicaciones que no termina de rematar con determinación. Con ello, que no se me malinterprete, no estoy afirmando que el film debiera haber sido mucho más exhibicionista o morboso. De hecho, de hacerlo, resultaría ostensiblemente inconsistente con su tono y con el enfoque intimista y comedido que propone desde el inicio. Simplemente os mentiría si no mencionase que la sensación que deja The Assistant es que hemos visto un día más, de una historia más, de una persona más, de una película más, que no tienen nada de especial. Y, desde mi punto de vista completamente subjetivo, para que una obra que aborda estas problemáticas sociales sea genuinamente reseñable, ha de poseer algún rasgo que la haga destacar: bien sea la riqueza de su trama, la tridimensionalidad inolvidable de sus personajes o los sentimientos intensos que despierta en nosotros. O varios de estos rasgos juntos, si ya perseguimos la excelente. Y esta historia no consiguió despertar nada de ello en mí.

Sólo con sus miradas, The Assistant nos relata el drama personal de una joven con grandes esperanzas que trata de sobrevivir en un entorno laboral malsano y conflictivo. Puede que a su personaje le falte ímpetu y fortaleza que refuerce las ideas que simboliza, pero no será por falta de dotes interpretativas de su actriz protagonista.
FUENTE: https://www.filmin.es/

The Assistant es una película hecha para dejar huella, pero que se me antojó incompleta al concluir su visionado. Soy plenamente consciente de que seguramente no sea así, y que Kitty Green sabía perfectamente lo que quería contar cuando finalizó su rodaje; sin embargo, cuando la trama comienza realmente a despegar es cuando la película termina. Puede que su escasa duración influya (no llega a los 90 minutos), pero tal vez un ajuste más óptimo de su ritmo habría resultado suficiente para contrarrestarlo en gran medida. Si se desea mantener un tempo lento y paulatino, la película habría necesitado bastantes minutos más: si se desea contar una historia coherente e íntegra en 90 minutos, la obra debe ir directa y al pie. De lo contrario, se corre el riesgo de quedarse en tierra de nadie como, lamentable, le sucede a esta película. No es mala, ni tampoco sobresale. Pretendiendo ser sutil, acaba siendo inofensiva; queriendo ser realista, termina quedando descontextualizada. Y es una verdadera lástima, porque tanto sus actores como su directora daban para más. Para mucho más.

Aún así, The Assistant sigue siendo un producto estimulante y apreciable que atesora un buen puñado de virtudes: una notable dirección, una portentosa interpretación principal (ojo con esta chica que promete mucho), una bella fotografía y algunas ideas suculentas que afloran en su libreto. No revolucionará el género ni tampoco llamará demasiado la atención de gran parte de un público (entre el cual me incluyo) necesitado de películas que nos muestren las abominaciones de nuestro tiempo sin rodeos y con profundidad. Pero esta película tiene el valor de demostrarnos que los males más horripilantes no siempre son los que están a la vista de todos, sino que pueden pasarnos inadvertidos o, incluso, contar con nuestro silencio cómplice. Y eso, a su manera, puede dar todavía más miedo.

NOTA FINAL: 6.25

TRAILER:

FUENTE: https://www.filmin.es/

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba