NUEVA TEMPORADA

El 30 de Agosto descubre la nueva temporada de Lockout Media

FOLLOW US ON SOCIAL

Publicado el

18
junio
2021

Crítica de Un lugar tranquilo: Parte 2

Un lugar tranquilo: Parte 2

La secuela (casi) perfecta

Bienvenidos y bienvenidas una semana más a mi humilde rincón cinéfilo. Esta semana toca analizar uno de los estrenos más esperados del año (desafortunadamente retrasado durante la pandemia), que es a su vez secuela de una de las películas más exitosas e innovadoras del cine de terror de los últimos años: Un Lugar Tranquilo. Antes de nada, ya os anticipo que si os quedaba alguna duda al respecto de la calidad y necesidad de este film, podéis disiparlas rápidamente y correr a vuestro cine de cabecera. Esta segunda parte es sólida, es entretenida y preserva fielmente la esencia de su primera iteración. Pero queda resolver la siguiente incógnita: ¿es mejor o es peor? Pues vamos a verlo.

A Quiet Place 2” adelanta su fecha de estreno para mayo de 2021
Recordad, chicos. Tenéis que leer esta crítica en silencio y sin hacer movimientos bruscos. Así os vais preparando por si estos extraños bichos alienígenas nos terminan invadiendo para terminar de coronar una década de 2020 que ha empezado inmejorablemente bien. FUENTE: https://forucinema.com/

Una secuela controvertida

Tras el demoledor éxito comercial y de crítica de Un Lugar Tranquilo (2018), existían prácticamente las mismas razones para continuar la historia como para cerrarla como tantas otras propuestas novedosas  con final abierto.

El desenlace del film parecía invitar claramente a seguir desarrollando la trama y los trasfondos de esos personajes; pero su originalidad y el importante factor sorpresa del que disponía corría el peligroso riesgo de desgastarse y de producir un irreparable agotamiento de la fórmula.

El propio John Krasinski, amo y señor de este proyecto desde sus inicios (no en vano es actor, director, guionista, productor y seguramente se encargaría de limpiar los camerinos), titubeó antes de lanzarse a la concepción de Un lugar tranquilo: Parte 2. ¿Y por qué se atrevió finalmente? La razón es obvia: la primera película lo había petado, y las posibilidades de una explotación financiera exitosa eran sustanciosas. Una vez hubo una buena historia planteada, la tentación de plasmarla en la gran pantalla e incluso superar los resultados de su primera parte era demasiado grande como para dejar escapar la oportunidad.

Y he aquí que nuestro célebre Jim Halper (The Office) se ha revelado definitivamente como uno de los artistas más astutos y perspicaces de la industria cinematográfica actual. Porque no era nada fácil el desafío que se le planteaba.

Lejos de contentarse con ofrecer un batiburrillo de fanservice y continuismo vacío, ha sabido dar con la tecla para mantener la naturaleza de la saga pero aportando la suficiente variedad como para que esta secuela se sustente perfectamente por sí sola (aunque os recomiendo que veáis su primera parte si todavía no lo habéis hecho porque enriquece significativamente el visionado).

Un lugar tranquilo: Parte 2 no ha dejado de ser un thriller de suspense con toques de drama familiar; de hecho, para los puristas de su precuela, ahí persisten elementos tan reconocibles como los seres alienígenas o la relevancia del sonido y de la luz.

No obstante, Krasinski ha renovado la fórmula aportando algunas ideas nuevas (estructura de road movie, secuencias de acción más elaboradas, juegos de montaje, nuevos descubrimientos acerca de este universo de ficción…) que permiten considerar a esta segunda parte más como una prolongación natural de la primera y menos como un pretexto irrelevante para desvalijar a los espectadores a cambio de devolverles lo mismo pero con más fuegos artificiales. El que espere éso, se va a llevar una grata sorpresa (o una gran decepción, que de todo hay por ahí suelto).

 

JOHN KRASINSKI “EL HÉROE DE ACCIÓN” | Revista Q
Aunque haya cedido el protagonismo actoral a Emily Blunt, y transferido en cierta medida su papel como figura paterna a un soberbio Cillian Murphy, John Krasinski sigue siendo el corazón y el cerebro de A Quiet Place. En esa segunda parte ha depurado todavía más su estilo visual, ha pulido su manejo del suspense y ha progresado como guionista. Casi «ná». FUENTE: https://revistaq.mx/

Y es que la dirección de John Krasinski no sólo es igual de efectiva que en la primera parte, sino que se percibe como más optimizada y con un manejo todavía más logrado de la tensión y de variados recursos visuales y narrativos. La película comienza con varios planos secuencia maravillosos (uno de ellos, que tiene lugar en una espectacular escena de acción, os dejará atónitos), pero no os confundáis; Un Lugar Tranquilo sigue siendo igual de «tranquilo» que en 2018. O sea, nada.

De hecho, tras su espléndido arranque, la película se sitúa rápidamente donde todos esperábamos: justo donde nos dejó la primera parte. Y a partir de ahí Krasinski se recrea utilizando la composición de planos y estratagemas sonoro-viso-narrativas que tan bien le funcionaron en la primera parte. ¿Puede pecar de conservadurismo? Tal vez, y puede que ésa sea una de las escasas debilidades de una película que en todo momento demuestra estar perfectamente planificada y concebida en cada uno de sus detalles. Krasinski, respaldado por la genial fotografía de Polly Morgan, trabaja con unos magníficos encuadres y una amplia galería de planos panorámicos, cenitales y primeros planos en los cuales suelen predominar la tensión y el suspense (aunque sin dejar de lado algunos momentos bucólicos de una belleza incuestionable).

El tito John irradia un control del ritmo soberbio, y sus 97 minutos de metraje se pasan raudos y veloces sin que apenas nos de tiempo a recostarnos tranquilamente en nuestra butaca.

Un Lugar Tranquilo 2 apenas da respiro, y de ello es parcialmente responsable el sensacional trabajo de dirección de Krasinski tras las cámaras. Por no hablar del uso de los silencios, la encomiable labor de montaje y la creatividad artística en la composición de las escenas.

Tampoco debe menospreciarse el trabajo de fotografía de la ya mencionada Polly Morgan, que reemplaza en esta labor a Charlotte Bruus Christensen con más que notable eficacia. Si bien en entornos cerrados, donde imperan la penumbra y las tinieblas, el trabajo de contrastes e iluminación sigue destacando, es en las secuencias en exteriores donde más se percibe el toque distintivo que proporciona el trabajo de Polly Morgan.

Tanto en los hermosos atardeceres como en las secuencias nocturnas o diurnas, la paleta de colores se adapta con magistral coherencia a los sucesos que transcurren en pantalla. Gran trabajo de Polly Morgan, que no sólo mantiene sino que también eleva el listón de lo visto en Un Lugar Tranquilo Parte 1. Además, Un Lugar Tranquilo Parte 2 tiene más presupuesto y se nota. El majestuoso diseño de producción favorece que la fotografía pueda sobresalir más, al retratar escenarios diversos y con variopintos niveles de iluminación y de gama de colores.

A Quiet Place: Part 2
Los paisajes y entornos abiertos en Un Lugar Tranquilo Parte 2 relucen con mayor intensidad debido a dos motivos: su excepcional trabajo de fotografía, y su enfoque más cercano a la road movie que adopta esta secuela. Aún así, es en espacios cerrados y asfixiantes donde la fotografía resplandece (paradójicamente) al máximo. FUENTE: https://www.imdb.com/

Sí que repite Marco Beltrami a cargo de la banda sonora de esta secuela, y de nuevo no defrauda con sus composiciones musicales. Desde los temas sosegados o emotivos (que presiden las secuencias dramáticas de un film que sigue sin ser precisamente cómico) a sus temas más misteriosos y estridentes (idóneos para los instantes de horror y de suspense), la banda sonora cumple a la perfección para sumergirnos en la sobresaliente ambientación que construyen Krasinski y compañía.

En una primera escucha puede parecer la típica banda sonora puramente atmosférica (que también lo es), pero si la escucháis con detenimiento advertiréis que es algo más. Sin esta música, y sin cómo se complementa con los silencios intencionados que jalonan la película, Un Lugar Tranquilo Parte 2 no sería tan buena como es.

Puede que no esté repleta de fanfarrias icónicas, pero tanto los pianos como las cuerdas y en general el resto de instrumentos están sabiamente empleados. Muy bien por Marco Beltrami, que también se reafirma en su labor y no se acomoda.

Un reparto pequeño pero matón

Un Lugar Tranquilo Parte 1 ya se erigió como una de esas pocas (y satisfactorias) películas de terror donde sus personajes son la base alrededor de la cual pivota la historia, alejándose de los tópicos de personajes estúpidos haciendo el estúpido y diciendo cosas estúpidas (chupito por cada estúpido).

El conjunto de la familia liderada por un solvente John Krasinski (Lee Abbott) era atractivo, presentaba disyuntivas importantes y se distanciaba de lo estereotípico para preocuparse de que todos los protagonistas nos importaran y comprendiésemos sus motivaciones.

En Un Lugar Tranquilo Parte 2 no está el padre de familia (por razones obvias), pero su contrapartida en la realidad ha encontrado un sustituto de lujo: Cillian Murphy (Emmet). De hecho, y sin intención de menospreciar el apreciable trabajo de Krasinski en la primera parte, tener a un actor como Cillian Murphy interpretando un papel bien escrito siempre es garantía de éxito.

Emmet es complejo, está hostigado por conflictos morales, parece imprevisible y Murphy demuestra haber interiorizado el papel hasta tal punto que evita el riesgo de emular en exceso el histrionismo de su anterior acercamiento al género de terror postapocalíptico (la excelente 28 días después) para asumir un rol más contenido pero igualmente investido de un trasfondo psicológico genialmente armado.

A Quiet Place Part II: Critics praise delayed sequel to 2018 horror hit - BBC News
Los actores que representan al trío familiar de los Abbot mantienen el nivel de la película anterior; siendo capaces de interpretar adecuadamente la evolución física y psicológica que están experimentando sus personajes a lo largo de las dos partes. FUENTE: https://www.bbc.com/

Y si bien Cillian Murphy aporta un alto rendimiento como secundario de lujo, de nuevo es la familia Abbot la que ostenta un protagonismo más significativo en los sucesos de Un Lugar Tranquilo Parte 2. Emily Blunt (Evelyn) continúa en estado de gracia, encadenando inmensas interpretaciones una tras otra y constatando que estamos ante una de las actrices más polivalentes y talentosas del panorama actual.

En esta obra empieza asumiendo el liderazgo de la familia tal cual la dejamos en la primera parte, y aunque su trascendencia es algo más limitada que la de sus hijos (en consonancia con el mensaje de transmisión del legado que pretende expresar el film) prosigue su magnífico retrato de una mujer fuerte y responsable, volcada en la protección de sus hijos y curtida en la supervivencia.

Millicent Simmonds (Regan Abbott) toma caminos más interesantes que en Un Lugar Tranquilo Parte 1, y lo hace sin estridencias y con una participación sobria pero muy emotiva. Se come la película en muchos momentos, y es capaz de mantenerle un duelo interpretativo a dos titanes como son Blunt y Murphy.

Desde luego, esta chica promete mucho; y está demostrando a base de cualidades y destreza que ningún impedimento físico puede derrotar al talento y al esfuerzo. Noah Jupe (Marcus Abbott) desempeña su papel de manera más que correcta, y a pesar de que su personaje puede llegar a saturar o irritar al espectador en momentos concretos (se le atribuye el papel de «el típico que comete idioteces» de las películas de terror) al final el guion logra hacer que levante el vuelo y se erija también como otro personaje fascinante y revestido de matices.

Secundarios veteranos como Djimon Hounsou no están mal, pero su personaje es plano y pide a gritos algo más de construcción dramática de la que realmente tiene. Cumple su función, pero en una película de estas características habría que exigir más a su guionista.

Una historia sencilla, conmovedora y con mensaje

A Quiet Place Part II' tampoco se salva de los retrasos en Hollywood - Los Angeles Times
En Un Lugar Tranquilo Parte 2 el tema del sonido sigue siendo crucial. No obstante, y para evitar una excesiva reiteración, John Krasinski introduce algunos elementos nuevos que le otorgan variedad al conjunto. No reinventa la rueda, pero sólo por la meticulosa planificación de los momentos de silencio más tensos merece la pena deleitarse con este film.                            FUENTE: https://www.latimes.com/

La premisa de Un Lugar Tranquilo Parte 2 constituye una continuación directa (salvo por el impactante flashback inicial) de su primera parte. Los Abbot se han librado (de una manera un tanto inexplicable y conveniente) del embrollo al que decidieron enfrentarse juntos al final de Un Lugar Tranquilo Parte 1, pero rápidamente asumen que no pueden permanecer mucho tiempo más en la granja familiar.

Tras el fallecimiento de Lee Abbott, nada les ata a ese edificio más allá de dolorosos recuerdos y de los vestigios destrozados de una relativamente plácida vida anterior.

Tras aprovisionarse deciden emprender un arduo camino en busca de otros supervivientes a la catástrofe acaecida hace más de un año, que les forzará a involucrarse en varios incidentes de consecuencias inquietantes y con desenlaces difíciles de predecir.

Y aquí es justamente donde reside una de las principales virtudes argumentales de esta excelente secuela: es su imprevisibilidad.

Puede que intuyamos el desarrollo de algunos eventos o seamos capaces de anticipar algunas decisiones de guion, pero Un Lugar Tranquilo Parte 1 ya nos demostró que esta saga está diseñada para retorcer nuestras expectativas y temer por la integridad física de todos y cada uno de sus personajes. Puede que lo que ocurra en esta segunda parte os sorprenda o no, pero os aseguro que el trayecto va a ser tan incierto y angustioso como el que viven sus protagonistas.

Pese a carecer de zombies como tal (se aproxima más a una monster movie pero con mayor énfasis en sus personajes que en las criaturas), Un Lugar Tranquilo Parte 2 nos recuerda más que nunca al videojuego de The Last Of Us. De hecho, una de las ramificaciones que se materializan en la narración desde su tercio intermedio establece una dualidad de personajes muy semejante a la de Joel y Ellie en aquel prodigioso videojuego.

Tampoco desdeña la película evocar la asolada atmósfera de desesperanza de The Road (2009), aunque su conclusión y el mensaje final sean considerablemente más optimistas que en aquella obra maestra protagonizada por Viggo Mortensen.

🥇 ▷ Las primeras reacciones a 'A Quiet Place 2' son bastante positivas: ¡ven a verlo!
¿Queréis más bichos? No os preocupéis. John Krasinski es plenamente consciente de que intentar mantener el misterio acerca de estos perturbadores seres extraterrestres no tendría mucho sentido dados los acontecimientos de su primera parte, por lo que en ésta los veréis más presentes que en su precuela. Los humanos continúan siendo el factor esencial, pero el mayor nivel de presupuesto se traduce en un mejor trabajo de diseño y de efectos digitales sobre estos monstruos. FUENTE: https://elhorror.com.mx/

La estructura narrativa de Un Lugar Tranquilo Parte 2 se distancia de ser una réplica de su primera parte (lo cual se agradece y mucho), y su frenético inicio es una declaración de intenciones en toda regla de que esta secuela va a ser notablemente más intensa y adrenalínica que su predecesora.

No faltarán algunos momentos de reposo para dejar respirar a los personajes y desarrollar la trama, pero los diálogos siguen siendo escasos y sustentados en la narrativa visual y las expresiones y conductas de sus actores.

El objetivo principal de la familia Abbot ya se intuía desde el final de Un Lugar Tranquilo Parte 2, pero lo realmente interesante de esta secuela es la manera en la cual se relata la historia. Todos sus personajes protagonistas (e incluso Cilian Murphy, que es algo más que un simple secundario) maduran y se someten a transformaciones que perdurarán con ellos para siempre.

La reflexión sobre el papel de la familia, los nexos paternofiliales y la gestión de la pérdida siguen ahí; pero ahora se le añaden nuevos: la redención, la superación de los traumas del pasado, la reconstrucción, la herencia de los progenitores, la degradación humana y el empoderamiento de los hijos… Esta película contiene mucho más de lo que pueda prejuzgarse a primera vista, y eso es de agradecer.

Puede que Un Lugar Tranquilo Parte 2 no aproveche todas las arriesgadas posibilidades que dejaba abiertas su primera parte, pero Krasinski no pretende volver a renovar el género. Esta secuela quiere explorar aún más a sus personajes, incorporar nuevos humanos para enriquecer el análisis social y psicológico y expandir el cautivador micro cosmos creado en su precursora.

Aún así, Un Lugar Tranquilo Parte 2 no está exenta de irregularidades o fallos. La secuencia inicial se extiende demasiado en algunos momentos (pese a ser un espectáculo deliciosamente filmado y con ideas creativas muy interesantes) y proliferan varios arquetipos del terror más convencional que, afortunadamente, desaparecen conforme avanza la película.

A su vez, la conexión con la película anterior es visualmente perfecta, pero argumentalmente forzada si rememoramos cómo concluía su primera parte; y la película acusa en ciertos instantes muy puntuales una conformidad y una falta de riesgo que pueden llegar a hacer desmoronarse la franquicia en ulteriores continuaciones si no se implementan reformulaciones de mayor calado.

Aquí funcionan, y en general la consistencia de su tono y de muchos de sus elementos estéticos y visuales con su Parte 1  le confieren un tono de «segunda temporada» de una misma serie que uniformiza el conjunto y hace que verlas una tras otra suponga un disfrute todavía mayor (no faltarán abundantes alusiones y referencias a su primera parte, aunque sin resultar éstas demasiado explícitas o sobreexpuestas); pero es inevitable reconocer que bastantes claves visuales y de construcción del relato ya estaban presentes en la película anterior. 

Otra obviedad destacable es que el factor sorpresa que rezumaba su primera parte aquí está mucho más diluido; pero casi no se podría considerar un defecto ya que este fenómeno era inexorable. Esta segunda parte no podía pretender revolucionar nada, sino más bien refinar y extender lo ya visto.

En este sentido, un Lugar Tranquilo Parte 2 es un más y mejor de manual; y entra de lleno en ese escalón de honor tan poco poblado de secuelas que igualan e incluso superan a sus películas precedentes. Sostenida en un equilibrio casi perfecto entre continuismo y crecimiento de la fórmula, esta secuela satisfará sobradamente a todos los fans del terror, del suspense, de las películas postapocalípticas y por supuesto a todos los que de un modo u otro se dejaron seducir por su primera entrega.

Un Lugar Tranquilo 2 es igual de cruenta y contundente que su Parte 1, pero persiste una vocación de universalidad en sus tropos argumentales que explican en parte por qué se ha convertido en una saga tan aclamada y exitosa.

Y esperemos que por muchos años. Un abrazo a todos y a todas y que paséis una excepcional semana. Mucha salud y mucho cine. Nos vemos pronto. Y recordad chicos; el ruido es malo. Hay que ser silenciosos, que nunca sabemos a qué bicho alienígena (o humano) podemos cabrear 🤫.

VALORACIÓN: 8,5

TRAILER:

UsuarioComentario

Valiosas ideas de los Usuarios
0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *