CineCriticasLaGuaridaDeLockoutNetflixPlataformas

Crítica: La mujer en la ventana

0

Hace apenas una semana Netflix estrenó lo que puede considerarse como su última entrega de películas del género thriller/terror psicológico: La mujer en la ventana.

Dirigida por Joe Wright, también director de algunas interesantes obras de ficción como Darkest Night (2017) Anna Karenina (2012) o Expiación, más allá de la pasión (2007)

Protagonizada por la siempre espectacular Amy Adams, quien da vida al personaje de Anna Fox, una mujer atormentada y llena de recuerdos que padece agorafobia. La señora Fox jamás sale de su casa y tiene un amable inquilino viviendo en el sótano de su enorme caserón de Manhattan.

El reparto de la película no deja nada que desear y se completa con Julianne Moore, Gary Oldman, Anthony Mackie, Wyatt Russell, Jennifer Jason Leigh, Bryan Tyree Henry, Tracy Letts y Fred Hechinger.

lA HISTORIA: ¿QUÉ NOS QUIEREN CONTAR?

El arranque de La mujer en la ventana resulta conmovedor a la par que inquietante, ya que podemos ver a la Dra. Anna Fox con un semblante tétrico que permite hacernos una primera idea sobre cómo es el personaje principal. Surge una indagación psicológica en primer término que, como espectadores, nos lleva por el camino deseado en la narrativa de la historia: ¿Quién es Anna Fox y qué le sucede?, ¿Cuál es su motivación? Se nos guía por estas preguntas desde el inicio, y serán respondidas a su debido tiempo.

Todo comienza con la mudanza de unos nuevos vecinos a la casa de enfrente, ellos son los Russell. Ethan, el hijo del matrimonio (Hechinger) se introduce en la vida de Anna como primera toma de contacto con los moradores contiguos y poco a poco tomará un protagonismo digamos…Inesperado. Anna es una psicóloga infantil que tiene cierta predilección por el amparo de los jóvenes aparentemente desprotegidos; por ello, parece cohesionarse con Ethan desde el inicio.

A primera vista, La mujer en la ventana parece un extraño y desvirtuado remake de La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954), pero nada más lejos de la realidad. Aunque bien es cierto que existen ciertas coincidencias con la obra de Hitchcock, la película da un vuelco al género y lo transforma en una experiencia extrasensorial de luces, sombras y planos aberrados que hacen creer al espectador que estamos ante una paranoia constante.

UN INTERESANTE ACERCAMIENTO A LA FOTOGRAFÍA…

Según Stephen Shore (fotógrafo neoyorkino) existen dos tipos de fotografías: las que buscan el momento ‘álgido’ de una escena, que sirven a un llamado ‘instante decisivo’; y aquellas en las que parece que nada ocurre, denominadas como fotografías de un ‘instante intersticial’. La mujer en la ventana es un constante instante ‘intersticial‘, ya que trata de describir de manera psicológica y a través del cambio físico de Adams, un viaje interno hacia el personaje central del relato: Anna. El equivalente a este ‘instante’ en el cine puede denominarse como ‘película de personajes’, ya que nos centramos más en el recorrido del arco de transformación de la protagonista en algunas ocasiones; que en la propia trama del largometraje.

Todo ello no significa que no suceda nada en absoluto en la película, sin embargo, existe una marcada tendencia en explorar el nivel psicológico de los personajes, más que en el propio relato que no es del todo ‘novedoso’ en cuanto al género que se adscribe.

LA CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES

La historia de Anna Fox se crea tanto en su cabeza como a raíz de los sucesos que ocurren a su alrededor. De hecho, podemos categorizar a la protagonista como una inestable mujer cuya única afición es recrearse sobre su oscuro y turbulento pasado; además de mezclar sus pastillas con una o dos botellas de vino al día. ¿Qué podría salir mal? Voces, alucinaciones, paranoia, ruidos, oscuridad y una puesta en escena magnífica que sirve para una perfecta construcción de los personajes.

El guion de La mujer en la ventana está escrito por Tracy Letts, quien forma parte del reparto actoral como el psicólogo de Anna. En este sentido, la estructura del guion permite al espectador ser capaz de seguir la trama sin demasiada dificultad y existen dos puntos de giro importantes dentro del relato, fácilmente reconocibles. Tracy no ha inventado nada nuevo, no obstante, siempre es de agradecer la exposición de unas incógnitas irresolubles sin cada una de las pistas que van apareciendo -unas más manidas que otras-.

En definitiva, La mujer en la ventana es una película inquietante y que nada tiene que ver con el filme de Hitchcock de 1954, va más allá en el sentido de una trama principal que gira en torno a una mujer cuya vida parece no tener demasiado sentido y no lucha por conseguirlo; pero eso sí, la vida da muchas vueltas, y no todo es lo que parece

A continuación os dejamos el tráiler oficial de La mujer en la ventana, que fue estrenada el 14 de mayo en Netflix. ¿A qué estáis esperando para verla?

Nota: 7/10

Todo lo que sabemos hasta la fecha de la nueva temporada de American Horror Story

Previous article

ÚLTIMA HORA: HBO España confirma que finalmente SÍ estrenará el capítulo reunión de Friends

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up