ReviewsSeriesTodas las noticias

Review: Halston y el complejo mundo de la moda en los 70

El pasado 14 de mayo una nueva miniserie ha aterrizado en Netflix cuyo nombre retumba en los ecos de la moda: Halston. Protagonizada por el siempre magnífico Ewan McGregor, cabeza de cartel en míticas películas como Big Fish, Moulin Rouge!, Trainspotting o la española Lo imposible.

La historia de roy halston

La historia narra el argumento de ascenso y caída de un hombre que marcó la diferencia en el emporio de la moda en los años 70: Roy Halston. Un luchador nato con un pasado complicado y traumático que tendrá que medirse con la realidad de aquellos que quieren superarle a toda costa.

El mundo de la moda es, cuanto menos, competitivo; por ello, Halston -quien conoce bien el negocio- se consolida como un personaje fuerte que tendrá que seguir adelante a pesar de las adversidades y barreras que se le plantean en el camino de la mano de escritores y escritoras, cantantes mundialmente conocidas y famosos y famosas diseñadores de moda de la talla de Oscar de la Renta, Anne Klein o Yves Saint Laurent.

A raíz de su infancia, Halston comienza a confeccionar sombreros para animar a su madre cuando las cosas iban mal en casa, situada en un pequeño lugar de Indiana (EE. UU), lo que será su primer negocio casi treinta años después en Nueva York. No obstante, como todo ’empresario’ de éxito, tendrá que adecuar sus confecciones a la ley de la oferta y la demanda del momento; más aún siendo un conocido modisto: la moda es reinventarse constantemente sin perder la esencia. ¿Lo conseguirá?

La producción y el reparto: ¿quién da más?

El sensacional reparto se compone del brillante Ewan McGregor, pero no viene solo… Bill Pullman, Rebecca Dayan, David Pittu, Krysta Rodríguez, Rory Culkin, Kelly Bishop, Vera Farmiga y Sullivan Jones completan el reparto que nada tiene que envidiar a otras series de la talla de Netflix.

Krysta Rodríguez y Bill Pullman destacan en este paseo de la fama neoyorkina, ya que interpretan respectivamente a Liza Minnelli y David, un hombre de negocios con unas claras intenciones desde el inicio de la serie. Por supuesto, McGregor deslumbra con su brillo natural y logrado tras varias décadas protagonizando icónicos papeles en la pequeña y gran pantalla.

En lo referente a la producción ejecutiva, destaca el titán Ryan Murphy (Scream Queens, American Horror Story, Pose, The Prom), que se ha convertido en uno de los más afamados productores de Hollywood con sus anteriores creaciones de estéticas despampanantes. Dirige Daniel Minaham, conocido por House of Cards, Juego de Tronos o American Crime Story, donde ya trabajó previamente con Murphy; además de en Ratched (2020).

la inequívoca visión del mundo de la moda

Como era de esperar, en Halston se ha caído en el cliché manido del mundo de la moda como aquel que es capaz de corromper al hombre, incluso si el hombre ya está corrompido. Roy Halston es, como casi todos los personajes protagonistas de Murphy; homosexual, exitoso y cocainómano. Halston comienza a consumir drogas para ser capaz de seguir trabajando en su negocio.

Cierto es que la miniserie está basada en la novela Simply Halston: The Untold Story (Steven Gaines, 1991), por lo que existe un trabajo de documentación previa irrefutable, más allá de la ficción. Sin embargo, y a pesar de ser una miniserie que pasa la nota de corte por poco; resulta agotador estigmatizar a los trabajadores de la moda como si se redujesen a simples máquinas de producir con la ayuda de las drogas. No, señores y señoras, las cosas no son así. Si bien es correcto el mostrarlo sin tapujos cuando procede, resulta poco novedoso que se recurra al mismo discurso de siempre: todo se vino abajo porque él se lo buscó.

Por supuesto, un hecho indiscutible es que el tema de las drogas resulta llamativo en la ficción, pero no es necesaria la expresión explícita cuando existe una historia más importante que contar tras este telón de prejuicios.

el engranaje que se detiene en halston

A primera vista, la nueva miniserie de Netflix resulta estimulante -como casi toda la obra de Murphy-, ya que construir como eje principal un personaje con dificultades para conseguir su objetivo; engancha a cualquier espectador si existe una lograda identificación con el mismo. Pero como suele ocurrir en las producciones de Murphy, el argumento decae por momentos y resulta soporífero desde la mitad de la serie, teniendo en cuenta que se conforma de 5 capítulos de aproximadamente 50 minutos… El interés desciende hasta cotas infernalmente bajas.

Ni McGregor ni los demás integrantes del reparto son el problema, es el propio argumento contado de una forma poco atrayente, manida, con unos vagos reveses y puntos de giro que apenas sorprenden al espectador. Teniendo en las manos un buen argumento y un gran reparto, parece imposible llegar a hacer una miniserie sobre el mundo de la moda que resulte aburrida, pero esto es lo que ocurre con Halston.

En algunas ocasiones, el artificio no es suficiente para llegar por completo a un público que le interese realmente lo que ve, por lo que Halston se queda corta en todos los aspectos narrativos del relato audiovisual.

No obstante, siempre es necesario salir de la ‘zona de confort audiovisual‘ para ser capaz de observar puntos de vista distintos; abrirse a nuevas experiencias de ficción. En el caso de Halston, no se ha producido una experiencia satisfactoria a pesar de que la miniserie tiene un fuerte arranque, que finaliza en un artificio innecesario que nada aporta a la historia.

La estética no lo es todo, Murphy.

Nota: 5/10

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba